Mi beso de buenos dias

“A la mañana siguiente, cuando Eric me despierta y me anima a levantarme, estoy hecha unos zorros.
Vamos a ver, ¿por qué antes podía pasarme la noche en vela, de juerga, y ahora, cuando salgo, al
día siguiente me cuesta tanto reponerme?
Sin lugar a dudas, y como diría mi superhermana Raquel, ¡cuchufleta, la edad no perdona!
Y es cierto.
Hasta hace un tiempo mi cuerpo se recuperaba rápidamente, pero ahora, cada vez que trasnocho,
al día siguiente estoy fatal.
¡Me hago mayor!
Los niños, que ya se han levantado, nos esperan con Pipa y Simona en la cocina.
Mientras se viste, Eric me mira y dice:
—Vamos, dormilona. Levanta.
Yo miro el reloj y resoplo.
—Pero si sólo son las nueve y media, cariño.
A través de mis pestañas, veo cómo él sonríe y se acerca a mí.
—De acuerdo —responde—. Sigue durmiendo, pero luego no te quejes cuando te cuente las
graciosas pedorretas que hace Hannah o las risas del pequeño Eric por la mañana.
Pensar en ellos me reactiva el alma. Sólo podemos desayunar los cinco juntos los fines de semana
y, como adoro a mis niños, me levanto y murmuro:
—Vale. Espérame.

Eric me observa y sonríe cuando camino hacia el baño.
Me miro al espejo. Mi aspecto deja mucho que desear: pelo revuelto, ojos hinchados y gesto agotado. Aun así, en lugar de regresar de nuevo a la cama, me lavo la cara, los dientes y, tras recogerme la melena en una coleta alta, vuelvo a la habitación”

Lo que no sabe Eric es mi pasión por navegar por internet y visitar webs de videos porno de calidad como pornogratisdiario.com o videosdemaduras.xxx

“—Quiero mi beso de buenos días —exige Eric ”

Asiento.
—Tú y yo siempre lo pasamos bien —respondo enamorada de él como una colegiala.
Sonríe…, sonrío y, cogidos de la mano, nos encaminamos hacia la cocina.
Al entrar, Flyn, mi mayorzote, que ahora no da besos porque le parecen absurdos, protesta cuando intento besuquearlo.
—Mamáaaaaaaaa, por favorrrrrrrr —dice huyendo de mis brazos.
—Dame un beso, que lo necesito —insisto para hacerlo rabiar.
Pero mi niño, que ya está en plena edad del pavo, me mira y dice con tono de reproche:
—Jolines, ¡para de una vez!
Su gesto me hace reír.
¿De quién habrá sacado ese carácter gruñón y serio?
Finalmente me acerco a mi pequeño Eric, a ese pequeño rubiales que algún día será un tipo duro
como su padre, y me lo como a besos.

En otro momento le confesare que estoy enganchada a webs como pornhub, redtube y cosas asi de sexo gratis. Me averguenzo de ello, pero la verdad es que no puedo evitarlo. ”


Las prisas de un martes en Madrid

Con esta entrada quiero daros la bienvenida a mi blog. Si me dejais y me leeis de vez en cuando os iré contando cosas sobre mi, sobre mi vida, mis metas, mis fantasias y mis sueños pendientes de realizar.

Me llamo Maria, tengo 35 años, vivo en Madrid y trabajo en una aburrida oficina 8 horas diarias. Me gusta mucho fijarme en el metro las tendencias de moda que hay en cada momento, suelo vestir mitad clasico mitad moderno, adoro la lenceria y reconozco subir fotos mias a instagram en una cuenta que diré alguna vez.

Si quieres compartir mis locuras, sera un placer estar juntas en esta aventura.